Category Archives: coaching

9 Maneras de convertirse en optimista @marcandangel.com

He decidido empezar este año 2014 con la públicación en Castellano de este artículo acerca del optimismo, obra de Angel Chernoff, supongo que en algún tipo de impulso irracional de buenos propósitos de esos que se hacen con el año nuevo.

Aunque al igual que muchos otros textos de este tipo, esos que podríamos denominar “textos de autoayuda”, tiene un regusto algo religioso (casi evangélico), he de reconocer que éste me ha generado especial simpatía y he decidido traducirlo al castellano. Podéis encontrar el original en www.marcandangel.com.

Os dejo con el texto traducido:

9 Maneras de convertirse en optimista

“Optimista: Persona que viaja desde ningún lugar hacia la felicidad.”
-Mark Twain

Algunas personas son más optimistas por naturaleza, pero el optimismo no es un atributo estático. Es una elección sobre la que tenemos control. Todas las mañanas decidimos despertarnos gruñones o despertar con una perspectiva positiva. La investigación ha demostrado que, a largo plazo, las personas optimistas manejan mejor el estrés, se enferman con menos frecuencia, viven más tiempo y son más felices y más exitosas que sus contrapartes pesimistas.

La buena noticia es que todos podemos desarrollar habilidades para mejorar el optimismo. He aquí nueve ideas para comenzar:

1. Encuentra la oportunidad en cada dificultad.
“Optimista” es una palabra que aquí se refiere a una persona que se enfoca en lo positivo. Por ejemplo, si un optimista perdió su brazo izquierdo en un accidente de coche, podría decir con voz esperanzada: “Estoy vivo. Ya no tengo brazo izquierdo, pero tengo el derecho y sigo vivo.”

El optimismo no significa ignorar el problema por completo, sino que significa la comprensión de que los contratiempos son inevitables, a menudo temporales, y que tenemos habilidades y destrezas para combatir los desafíos a los que nos enfrentamos. Con lo que tratamos puede ser difícil, pero es importante mantener la esperanza y el pensamiento positivo acerca de un futuro más brillante. El optimismo inspirará el sentido de esperanza y la confianza que se necesita para sacar el máximo provecho de las oportunidades que existen. Recuerda, los más bellos arco iris vienen de la luz del sol después de una tormenta muy oscura.

2. Rodéate de gente positiva.
Solamente eres tan bueno como la compañía que tienes. Si estás rodeado de personas tristes, hay una alta probabilidad de que acabes por no sonreír. Haz que tu misión sea esquivar la negatividad. Rodéate de amigos en los que apoyarte que tengan perspectivas positivas. Como se suele decir; si quieres volar con las águilas, deja de salir con los patos.

El optimismo es un hábito aprendido y es positivamente contagioso. Rodéate de personas que te puedan infectar con positividad. Al mismo tiempo, pasa tu nuevo buen humor a un amigo o un desconocido con palabras y hechos (deja que alguien aparque su coche ahí o deja pasar a esa persona que sólo lleva unos pocos artículos en la cola del super). El simple acto de hacer algo bueno por los demás es un buen revulsivo emocional por sí mismo.

3. Regala amor, recibe amor, e invierte en amor.
Amor: Es la fuerza mayor del universo. Es un tesoro por el que la gente daría cualquier cosa, sin embargo, no cuesta nada darlo ni recibirlo. Hay una fuente sin fin, y puede extenderse a familia, amigos y desconocidos en cualquier momento. Aumenta la positividad y actúa como un escudo contra la negatividad. Perdona, cura, estimula e inspira.

Regala amor, recibe amor e invierte en amor todos los días. Porque cuando inviertes en tu amor, inviertes en tu vida.

4. Sé realista y espera altibajos.
Una base de realismo mantiene las cosas en perspectiva y ayuda a evitar situaciones desproporcionadas. Sólo porque seas optimista no significa que no vayas a tener días malos. Tendrás: esa es la realidad. La vida no es siempre de color de rosa.

Tratar de ser 100% positivo todo el tiempo es querer ser un océano en el que las olas sólo se levantan y nunca vienen abajo. Sin embargo, cuando reconocemos que la crecida y la caída de las olas son parte del mismo océano, somos capaces de dejar ir y estar en paz con las cosas tal como son.

En pocas palabras: prepárate para lo peor, pero espera lo mejor (lo primero te hace sensato y lo segundo, optimista).

5. Inspírate con una sonrisa y consejos positivos.
Si esperas lo peor, lo peor sucederá. Si dejas que las cosas te molesten, lo harán. Pero si sonríes, te sentirás mejor. Múltiples estudios han demostrado que poner una sonrisa alegre en tu cara puede desencadenar una parte de tu cerebro que efectivamente te hace sentir más feliz y con una perspectiva más optimista sobre el presente y el futuro.

Además, alimenta tu optimismo con consejos positivos. Escribe breves declaraciones que inspiren optimismo. Ponlos en aquellos lugares en los que los puedas encontrar todos los días, como en el espejo del cuarto de baño, en el interior de tu armario, o en el monitor del ordenador.

“Todo es posible.”
“Lleva una vida positiva.”
“Lo único que puedo controlar es mi actitud ante la vida.”
“Siempre tengo una elección.”
“Incluso el viaje más largo comienza con un solo paso.”
“Voy a ver el lado soleado de todo y voy a hacer que mi optimismo brille.”

6 . Trabaja en aquello que puedas controlar.
El pesimismo es poco práctico, ya que causa que pases tiempo pensando en cosas negativas que no han sucedido todavía, mientras que al mismo tiempo te impide hacer las cosas ahora. Pesimismo engendra indecisión. Es una pérdida de tiempo, y el tiempo es un recurso limitado que no puedes permitirte el lujo de desperdiciar. Cada minuto que pasamos preocupándonos por algo lo único que nos garantiza es que perderemos ese tiempo que tenemos para disfrutar lo que la vida nos ofrece.

¿La solución? Reconoce las cosas que no puedes controlar y no te conviertas en una víctima. Deja de pensar en lo que te está sucediendo y empieza a pensar en lo que puedes hacer para que sea mejor. Tienes que saber que casi siempre hay una opción. ¿Tu trabajo es un fastidio? Encuentra uno nuevo. ¿No puedes marcharte de vacaciones porque estás ahorrando dinero para tu jubilación? Pues celebra esas razones y recuerda que elegiste quedarte.

7. Haz un recuento de los hechos agradables.
Hay mucha bondad, mucha belleza y mucho amor en tu vida. Tienes muchas cosas que agradecer en este preciso instante y tan sólo una pequeña pausa en tu rutina es suficiente para apreciarlo. Hazla. Te ayudará a mejorar tu actitud y a olvidar los acontecimientos negativos.

Comienza un diario para sentirte bien. Compra un diario en blanco y llénalo de cosas que te hacen sonreír; como una foto de tu mascota o un cumplido que un amigo te hizo. Úsalo para hacer un seguimiento de tus logros y celebrar tus victorias. Pega cosas positivas en tu diario y ábrelo cada vez que te sientas mal.

8. Fíjate que en la vida nada es permanente.
La investigación ha demostrado que los optimistas y los pesimistas atribuyen las razones del éxito y el fracaso de otra manera. Los pesimistas tienden a atribuir los acontecimientos negativos a factores permanentes, personales y penetrantes. Los optimistas tienden a atribuir los acontecimientos negativos a factores no personales, no permanentes, y no penetrantes. “Permanentes” son factores que estarán con nosotros durante toda la vida; “personales” son factores que tienen relación con nosotros como individuos , y “penetrantes” son factores que penetran en otros ámbitos de nuestra vida y les afectan.

En pocas palabras: Nada es permanente. Por más buena o mala que sea la situación ahora, cambiará.

9. Céntrate en el presente.
Las personas a menudo se obsesionan con el pasado y el futuro. Pero la vida está sucediendo ahora mismo. No se puede aprender algo o recordar algo que está sucediendo ahora, si tu mente se ha quedado atascada en otro tiempo.

Se tarda unos ocho segundos de intensa concentración para introducir una nueva pieza de información en tu memoria a largo plazo. Así que no dejes que tu vida y tu mente se escabullan. En lugar de vivir en el pasado o de preocuparte por el futuro, practica vivir y sentir el momento presente. Recuerda, ahora mismo es el único momento garantizado para ti. Ahora mismo sucede la vida. No te la pierdas.

Coaching en 5 segundos

coaching-en-una-hoja

Extraído del blog de Alfonso Alcántara.